D

P

    panóptico

    Cuando a finales del siglo XVIII las cárceles empezaron a llenarse de gente –consecuencia de la Guerra de independencia estadounidense, de la Revolución francesa y de sustituir como pena el castigo físico por la privación de libertad–, algunas cabezas pensantes buscaron la fórmula para acelerar la salida de los presos de las cárceles, a ser posible reinsertados. Una de las ideas más rompedoras fue del filósofo y economista Jeremy Bentham: el panóptico. Dicho rápidamente: se construye una cárcel de planta circular y se colocan las celdas en el perímetro, visibles sin dificultad desde el centro de la planta del edificio. En ese mismo punto central, se construye una torre en cuyo interior se colocan los guardias, que podrán vigilar 24/7 a los presos con la enorme ventaja de que estos –los presos– no sabrán cuándo son vigilados.

    ¿Resultado? Como el preso se sabe vigilado, se fuerza a comportarse con arreglo a la ley y, bien por la costumbre, bien porque se produce un intenso monólogo interior espoleado por la paranoia de saberse observado por el guardia invisible, el preso toma conciencia de su delito y entiende que no debe hacerlo. Reinsertado.

    Naturalmente, el modelo de Bentham no triunfo, aunque sí se construyeron varias cárceles con esa idea. Lo que sí quedó fue el concepto de la persona observada que sabe que lo está pero que no puede saber dónde ni cuándo. Y este concepto, en su vertiente tecnológica, está de plena actualidad gracias a la NSA y a Cambridge Analytica.

    Fuente: El panóptico digital, el gran temor distópico que acecha tras la revolución de los datos, la inteligencia artificial y la "dataveillance"

    panspectrum

    Término acuñado por Sandra Braman, que parece la versión 5G del panóptico.

    Si el panóptico queda limitado por las leyes newtonianas (observado y observador deben coincidir en tiempo y espacio), el panspectrum está por encima de ellas, pues el vigilante puede vigilar aunque el vigilado esté a miles de kilómetros y/o días de distancia.

    Ahí quedan el historial de búsqueda, las cookies, el timeline, los informes de movimientos bancarios... Big data. 

     

Subir